· 6 Ago 2020 ·

Guías de Turismo trabajan en tres proyectos para reactivar el turismo en las Áreas Protegidas

Son casi 300 trabajadores en la provincia y la mayoría de ellos radica en Puerto Madryn y el Valle.

En este contexto, la Asociación de Guías de Turismo de Chubut trabaja en un borrador con distintas propuestas para volver a trabajar y no tener que depender así de una ayuda económica que, si es que llega, difícilmente cumpla con las necesidades del sector.

Se trata de tres proyectos de trabajo enmarcados en la apertura de visitas a las Áreas Naturales Protegidas de la región, destinos que prometen recibir un buen número de gente cuando sean habilitados.

Las propuestas incluyen la implementación de caravanas guiadas en la Península Valdés, también en los senderos de Punta Tombo y circuitos por Puerto Madryn, para diversificar la oferta de la ciudad.

Leoní Gaffet, presidenta de la Asociación de Guías Profesionales de Turismo de Chubut, simplificó la solución para el sector en dos opciones: “O nos ayudan con un subsidio mensual a quienes solo vivimos de esto, aunque sea hasta fin de año. O nuestra propuesta al Gobierno y entes mixtos fue un plan de trabajo. Tres proyectos de trabajo para que se incluyan a los guías en las áreas protegidas, al menos esta temporada”, señaló en diálogo con EL CHUBUT, en referencia a los borradores.

Los mismos ya se evaluaron con el Ministerio de Turismo, agencias de viajes, Administración de Península Valdés, y el Entretur: “Nos dijeron que es factible, pero pasan los días y seguimos esperando una convocatoria para hablarlo y definirlo”, reclamó.

“Presentamos esta nota como borrador, que es corregible. Pero nuestra salida de esto es pidiendo trabajar. No se trata de cobrarle al turista, sino de ayudar a hacer un manejo del área controlado y darle un servicio al pasajero”, remarcó Gaffet.

Desde la Asociación explicaron que al momento de reabrir las áreas protegidas, serán un destino elegido por la mayor parte de los vecinos de la zona. Vale agregar también, como este medio publicó en su edición de ayer, la Comarca Valdés fue el séptimo destino más vendidos del país en la semana promocional de “Hot Sale”.

“Cuando se abran las áreas, va a haber una marea de gente entrando. Todos los locales de acá, que estamos encerrados hace meses, y que no podemos ir a la cordillera, elegiremos la Península. Eso va a ser un caos de autos dando vuelta. Los guarda faunas no van a dar abasto. De repente habrá 200 personas en un mirador, complicando la distancia social”, describió Gaffet.

SIN VUELOS, NO HAY TRABAJO

Otra de las realidades que afrontan los guías es la imposibilidad de trabajar con el turismo interno, y difícilmente con el turista nacional que llega en auto. Es decir que, aunque próximamente reabran la circulación para el turismo interno, ello no se traduce en un trabajo para estos profesionales.

“También trabajamos con turismo nacional, pero el que viene en avión. Porque el que viene en auto, a las Áreas Protegidas entra con su auto, no contratan un guía y ese es nuestro problema. El turismo regional va a llegar con su auto y va a pasear. Entonces para nosotros no es ningún beneficio que se abra el turismo regional, o nacional de otras provincias, porque van a venir en sus vehículos. A menos que se habiliten los vuelos y se reactive el movimiento”, aclaró Gaffet, quien explicó además que es necesario empezar a ver la actividad turística de otras maneras, con un manejo distinto de las áreas.

Una de ellas es la implementación de caravanas dirigidas por una guía profesional en Península Valdés. Las mismas serían en circuitos cortos y en distintas direcciones. Se le brindaría información al pasajero que desconoce desde el estado de las rutas, como las características de la flora y la fauna. Además, coordinaría el movimiento dentro del área y se ayudaría así a la tarea de los guardafauna.

El proyecto explica que habrá un cambio en el perfil de los visitantes, preferentemente regionales, y también en el tipo de excursiones con autos particulares, lo que acarreará problemas como el descontrol del aislamiento, accidentes en rutas de ripio y desinformación sobre atractivos y lugares accesibles o prohibidos.

Entonces la propuesta de la Asociación de Guías es organizar a los visitantes que ingresen a Península Valdés para que tengan una mayor experiencia circulando con seguridad en sus propios vehículos.

Sostienen que el acompañamiento de un guía profesional de turismo y un auto local encabezando la caravana, hará segura la visita ya que ambos conocen los atractivos y los lugares de detención. El guía será el intérprete ambiental, dará un mensaje de conservación, contribuirá con sus palabras al progreso sustentable de la actividad turística y hará propaganda del área para que el visitante pueda ser el principal promotor, entre otras cosas.

En tanto, en Punta Tombo la propuesta es similar, guiando a aquellos que lleguen por sus propios medios. De esa forma se organizaría el movimiento dentro de Tombo y los visitantes se irían con el plus de tener explicaciones, no solo sobre el pingüino, sino sobre el clima y la geología.

Por último, la propuesta se extiende a los atractivos que tienen nuestra ciudad y sus alrededores, con recorridas guiadas por los profesionales de la materia.

En el borrador se explica también que, en las distintas áreas protegidas de la Argentina, existe el sistema de “obligatoriedad” del guía de turismo, como en el Parque Nacional Iguazú, Área Natural Protegida La Payunia (Mendoza), Parque Nacional Talampaya (La Rioja), y el Parque Ischigualasto Valle de la Luna (San Juan).

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *