· 16 Nov 2019 ·

El turismo idiomático en Argentina

Categoría:
0 Comentarios

No cabe duda de que el dominio del español es una habilidad cada vez más requerida en el ámbito personal y profesional. Los datos son contundentes: según el Instituto Cervantes, casi el 8% de la población mundial —580 millones de personas en más de 20 países— es hispanohablante[1] . Los hablantes de español también responden por el 6,9% del PBI mundial y su lengua es la tercera más utilizada en internet. Ante estas cifras, no sorprende que en países de economías desarrolladas como el Reino Unido, Estados Unidos, Francia y Alemania haya muchos estudiantes de español, ya que dominarlo puede abrir oportunidades económicas y culturales.

¿Pero adónde van a estudiar español todas esas personas? Al pensar en lugares para estudiar español, muy probablemente la mayoría mencione sin pensarlo países como México, España o Colombia. Sin embargo, hace un tiempo ya que otro nombre está despuntando entre los destinos top: la Argentina.

Las causas de este nuevo fenómeno son diversas. Por un lado, la compleja crisis que atraviesa gran parte de América Latina hace que la Argentina se destaque por su relativa estabilidad institucional, las múltiples actividades que se pueden hacer en el país, la actitud más liberal y receptiva de la sociedad en comparación con sus vecinos y sus precios más baratos en divisa extranjera, gracias a la devaluación del peso y la aceptación generalizada de dólares como moneda de pago por parte de la población local.

Todas estas facilidades promueven lo que se llama el turismo receptivo o sea, el flujo de extranjeros al país en general, algo de lo que dan cuenta las cifras: la cantidad de turistas extranjeros en Argentina viene batiendo récords desde 2018, año en el que llegaron casi 7 millones de personas a visitar el país[2] .Esto actúa como motor del turismo idiomático, es decir, muchos de los que viajan a Argentina aprovechan para aprender español, pero aquí entran en juego otros motivos.

Un factor fundamental es la gran calidad de las instituciones de enseñanza asentadas en Argentina. En este plano, la más destacada es Expanish, una escuela de español en Buenos Aires que viene desempeñado un papel crucial en la promoción de la lengua en el país. Premiada por entidades de peso como Star Awards (ganadora de Mejor Escuela en 2012 y nominada todos los demás años), Trip Advisor e IALC, Expanish se distingue gracias a su atmósfera única, su método de enseñanza volcado a la comunicación y su forma de aprovechar y complementar el atractivo de la Argentina para los estudiantes extranjeros.

Pero los cursos de idiomas en Argentina (y en particular en Buenos Aires) no están en auge solamente por una cuestión monetaria; hay varios otros motivos que vuelven atractivo al país. Uno es la idea de probar una cultura muy diferente a la propia y así alejarse de la rutina personal, de lo previsible. Es el caso de Meghan, una estadounidense que ante la pregunta de por qué eligió Argentina, responde: “Mi universidad solo ofrecía tres opciones en español: España, Argentina y México. Siendo de los Estados Unidos, había decidido que quería enfrentarme al desafío extremo y elegir un país que estuviera un poco más lejos. Finalmente me decidí por Argentina porque muchos de mis compañeros eligieron España, y quería hacer algo completamente diferente y fuera de mi zona de confort”.

El testimonio de Meghan es bastante ilustrativo, porque además menciona otros factores clave: la calidez de la gente, siempre dispuesta a ayudar a un extranjero.

“Argentina tiene una cultura muy rica que resulta muy acogedora para los extranjeros”, observó. “Aprender español era imprescindible porque no siempre se garantizaba que la gente te entendiera si hablabas en inglés. Sin embargo, los argentinos fueron muy pacientes cuando intentaba aprender y practicar mi español. Incluso cuando cometí un error o no sabía una palabra determinada, me tranquilizaron y siempre estuvieron dispuestos a ayudar a enseñar”.

Lo mismo opina Lucas, un alemán que estudió en Expanish y ya visitó varias veces el país ayudado por sus raíces: su abuelo es argentino y tiene familiares en Buenos Aires, lo que le facilitaba quedarse. Para Lucas, lo mejor que tiene la Argentina “son las personas, porque son muy abiertas a los extranjeros y muy amables, respetan mucho a los demás. A este joven oriundo de la cultura germana, quizás más rígida, lo que más lo impresionó de Argentina fue poder “hacer amigos nuevos en solo dos semanas”.

Esta amabilidad, que atrae sobre todo a los jóvenes, va mucho más allá de dar orientaciones en la calle. Meghan recuerda la vez que se enfermó y tuvo que ir a un hospital, una experiencia que describe como ya “lo suficientemente estresante en tu país”, pero que tuvo final feliz: “Tanto mi madre anfitriona como mi coordinador del programa estaban conmigo en el hospital cuando recibía tratamiento, y eso me ayudó a calmarme. En un momento, recurrí al uso de señales manuales para describir lo que estaba sucediendo, y el médico y yo pudimos entendernos con un español quebrado”.

Un tercer factor que impresiona a los estudiantes extranjeros (en particular a los que vienen de pequeños países europeos) es la inmensa diversidad natural que ofrecen las distintas regiones del país. Así le pareció a Taylor, una suiza que cuenta que “la mejor parte de esta experiencia es que en Argentina cada provincia ofrece diferentes aspectos culturales y naturales. Por ejemplo, hay montañas, hay una ciudad del vino, glaciares, salinas, las mejores cascadas que he visto en mi vida, ¡y pingüinos!” Lucas coincide y narra sus experiencias en Mar de las Pampas, Mendoza, Bariloche e Iguazú: “son como países distintos”.

Una cultura amena, un desafío diferente y un mundo natural asombroso son quizás la mejor tarjeta de presentación para un país que hasta hace poco no estaba en el top of mind de los estudiantes extranjeros de español. Hoy, gracias a esos atractivos y una enseñanza de primera línea, la Argentina es una verdadera oportunidad para dominar una de las lenguas más importantes del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *