· 6 Oct 2019 ·

Cholila: un paisaje imperdible de Chubut situado al pie de la cordillera

0 Comentarios

Trabajo especial de Néstor Jacinto Procopio para el portal Cuatro Vientos (4v)

Decir Cholila es sinónimo de un lugar que seduce con su colorido entorno de ríos, lagos y montañas y un circuito histórico. Está ubicada en el camino que une el Parque Nacional Los Alerces con la Comarca Andina del Paralelo 42°. Las cumbres andinas se elevan como un muro infranqueable hacia el oeste. Un puñado de kilómetros separa este lugar, de los primeros pliegues de la Cordillera.

En el medio, el deslumbrante paisaje, se extiende una amplia franja adornada por valles de colores intensos, teñidos de turquesa por las aguas de deshielo que se vuelcan en lagos y ríos.

Pero los primeros adelantados que se dejaron llevar por las maravillas que ofrece el entorno natural… fueron otras personas y hace mucho tiempo atrás. Fue cuando un experimentado baqueano, montado a caballo y seguido por una caravana de jinetes principiantes, avanzó al paso a la conquista de valles, cañadones, angostos senderos y picadas pronunciadas encontrando así a este paraíso.

Otras sensaciones no menos placenteras se pueden vivir a unos 15 kilómetros al sur de Cholila. Una hilera de kayaks podrá avanzar sin sobresaltos por el río Carrileufú. El paseo permite que las cumbres cordilleranas retengan las miradas atónitas de los kayakistas, aunque en cualquier momento las voces de los instructores cortarán la atmósfera silenciosa… siendo esto casi un sacrilegio en estas latitudes.

Esto es porque los Guías… ordenaran empujar con fuerza los remos y prepararse para desembarcar a poco de llegar a la desembocadura en el Lago Rivadavia. Pero el encanto del desafío, lejos de decaer, volverá a atrapar a los turistas con el grito final que expresará la misión cumplida.  Algunos cuando ponen sus pies en la tierra se ponen  eufóricos. Lucen como celebridades que acaban de batir un récord mundial más que kayaquistas. Es que generalmente son  primerizos que subieron a la embarcación llenos de dudas y, tras dos horas de navegación, aprobaron el debut.

Seguro sus relatos resumirán la experiencia vivida por todos. Ni que hablar cuando la tranquilidad se alborota con la llegada de por ejemplodos fanáticos del ciclismo y el trekking que alcanzaron la cumbre de algún cerro.

Desde ese privilegiado lugar, seguro situado por encima de los 1.700  metros de altura… sus ojos tuvieron el privilegio de abarcar el collar de valles, lagos y ríos, extendido alrededor de Cholila y hasta se maravillaran con la visión de una parte del Parque Nacional Los Alerces. Entonces… ¡como para no estar eufóricos!

Los circuitos más tranquilos se inician en la plaza de Cholila. Atraviesan construcciones históricas, bordean centros culturales, chacras, cabañas y una antigua capilla, pero indefectiblemente se funden con el paisaje natural, que asoma en todas las direcciones.  Los antiguos Almacenes de Ramos Generales del Paraje El Blanco revelan que el asentamiento que dio origen a Cholila fue a principios del siglo XX.

Como recuerdos de ese pasado se suman los restos de una Cervecería, un Molino Harinero, el Primer Hospital, ahora transformado en una Escuela Agro Técnica, y también una Vivienda de Piedra, reconvertida en una Casa de Té de Estilo Galés.

Otro vestigio de ese pueblo, para mí manera de ver mágico da sus primeros pasos en la Escuela Nacional Primaria N° 17, que fuera inaugurada en 1906. Bajo el techo de chapas y entre las paredes derruidas sobrevuela aún el recuerdo del maestro Vicente Calderón, un prócer intachable para las comunidades locales, quien dedicó parte de su vida a instruir a Pobladores Originarios e Inmigrantes Galeses.

Y para completar esta belleza llamada Cholila yendo hacia el norte se conserva en ruinas la casa donde, a principios del siglo XX, encontraron refugio los famosos asaltantes Butch Cassidy, Sundance Kid y Etta Place.

Desde 1902, cuando se establecieron en la región, estos fugitivos de la Justicia de Estados Unidos introdujeron 1.300 ovejas, 300 vacas y 28 caballos para dedicarse a la actividad ganadera cómo para asentar cabeza diría mi abuelo.

Pero muy pronto volverían a andar a las corridas por lo tanto a las apuradas, Cassidy, Kid y Place empacaron parte de sus  abandonaron sus rebaños y huyeron hacia Chile y se perdieron sus rastros, por lo menos en Argentina.

No debemos olvidarnos de visitar otro lugar. Después de bordear un arroyo y luego cruzando  un pequeño puente de madera se puede ascender unos 500 metros y descubrir la magnífica silueta de los Valles El Cajón y El Rincón. A partir de ahí, un sendero de poca dificultad te va a  introducir en el sotobosque de cipreses y arbustos… siendo esto… la antesala que enseguida contrastara con el luminoso semblante del Lago Carlos Pellegrini.

En el tramo final de este Viaje no hay que olvidarse de la clásica Sesión Fotográfica  para la que se sumaran una ruidosa multitud de Aves, las Montañas y seguramente la Sonrisa amplia de algún Pescador afortunado que exhibe un portentoso ejemplar de Trucha.

Cholila es un lugar distinto y hermoso por donde se lo mire. Otro paraíso argentino que si llegas, casi seguro que te atrapará.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *