· 13 Jun 2019 ·

Desde Esquel, una escapada a Chile

0 Comentarios

Esquel es un buen punto de partida para conocer el Glaciar San Rafael, uno de los lugares más hermosos de la Patagonia Austral, ubicado en el Campo de Hielo Patagónico Norte (CHPN). El trayecto hasta el glaciar y vuelta (parte por tierra y parte en barco) es una excursión absolutamente hermosa en cada paso del trayecto.

Para llegar

Desde Esquel se puede cruzar a Chile por los pasos Futaleufú o Palena. Ambos tienen caminos de ripio y se unen en las inmediaciones de Villa Santa Lucía. En este tramo la «Carretera Austral» se caracteriza por recorrer la frondosa y encantadora selva valdiviana por un angosto y sinuoso camino, rodeado por miles de gigantescas nalcas. Decenas de puentes colgantes cruzan los ríos y arroyos que bajan de la montaña. Por la noche se arriba a Puerto Aysen.

El viaje

Las excursiones hacia la laguna San Rafael parten desde puerto Chacabuco, distante 15 kilómetros de Aysen y navegan por el estrecho de Elefantes hasta la laguna San Rafael. El barco zarpa a la noche, recorre la laguna al día siguiente y retorna al puerto a la mañana del tercer día. También salen excursiones desde Puerto Montt con una duración total de cinco días. Algunos viajeros más audaces llegan hasta el glaciar para realizar el ascenso al cerro San Valentín ubicado detrás del glaciar.

Turistas de Europa, América y Asia forman parte de estas excursiones que dejan deslumbrados a adultos y niños por la imponencia del glaciar. Durante el trayecto por la laguna se encuentran centenares de témpanos, algunos de los cuales llegan a pesar miles de toneladas. Una vez cerca del glaciar, los pasajeros son invitados a navegar por las inmediaciones del mismo en bote.

Por la tarde es posible ver roturas y derrumbes en el frente del glaciar, cuyos bloques de más de 10 metros de alto se quiebran y precipitan hacia las aguas de la laguna, deleitando a los presentes con un espectáculo grandioso.

Datos geográficos

En el sur de la Cordillera de los Andes se emplazan dos campos de hielo: el Patagónico Norte, de 4.200 kilómetros cuadrados, el que se encuentra íntegramente en Chile y el Campo de Hielo Patagónico Sur, de 13.000 kilómetros cuadrados, por el cual cruza el límite internacional.

Ambos altiplanos helados son remanentes de la gran glaciación ocurrida en la parte austral del continente americano y cuyo retroceso final se inició hace aproximadamente 10.000 años.

Considerado un sobreviviente de la época glaciar pleistocenica, el CHPN constituye un fenómeno climatológico único en el mundo, sobre todo si se considera que se encuentra a la misma latitud que Suiza. Esta enorme masa glaciar se ha conservado debido al clima extremadamente húmedo y frío.

Descubierta en la década del treinta esta altiplanicie helada alberga en su interior gran cantidad de cerros cubiertos de hielo, el más alto de los cuales, el San Valentín, con 4.060 metros, es la cumbre máxima de la Patagonia Austral. Fue subido por primera vez el 18 de diciembre de 1952 por una expedición del Club Andino Bariloche.

Otros destinos

Una vez visitado el glaciar, se puede continuar hacia el sur visitando otros puntos de particular belleza. Desde puerto Aysen hasta Cochrane (hacia el sur bordeando el lago General Carrera sobre territorio chileno) hay 400 kilómetros. El primer tramo es de asfalto pero los últimos kilómetros son muy sinuosos, se viaja a 30 kilómetros por hora.

Bordeando el mismo lago, pero ahora desplazándose en la dirección NE hacia Argentina se llega hasta Chile Chico, a 200 kilómetros. Recorrerlos demanda como mínimo 6 horas de viaje. Se bordean los lagos Carrera (Chile) y Buenos Aires (Argentina) por un camino muy angosto. En territorio argentino se puede pasar la noche en Los Antiguos o Perito Moreno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *