· 6 Jun 2019 ·

¿Conocés la isla chubutense que inspiró la boa y el elefante de ‘El Principito’?

0 Comentarios

Si es cierto que «lo esencial es invisible a los ojos», una isla en Chubut tiene una impresionante semejanza con la boa y el elefante, una de las ilustraciones más célebres de ‘El Principito’, de Antoine de Saint-Exupéry. El escritor francés vivió un tiempo en Argentina, tierra que le sirvió de inspiración para sus creaciones.

Para los adultos era un sombrero, pero para El Principito era una imagen aterradora: una boa que se tragó a un elefante. Esta imagen es una de las más icónicas de la obra fundamental del autor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry. ¿Sabías que para dibujarla es posible que haya tomado un paisaje de Chubut?

Ver esta publicación en Instagram

De nuevo tras los pasos de #saintexupery Llegamos a #isladelospajaros y comprendimos que encontró aquí su inspiración #istmoameghino #peninsulavaldes #patagoniaargentina #elprincipito #lepetitprince

Una publicación compartida por Ignacio Ariel Gómez (@yo.kaban) el

En Península Valdés, una zona de avistamiento de fauna atlántica —ballenas, lobos marinos y pingüinos—, se encuentra la Isla de los Pájaros. Este terruño guarda una impresionante semejanza con la silueta de la boa. Según publicó el diario La Nación, Saint Exupéry se enamoró de los paisajes del sur argentino y es perfectamente viable que el escritor haya plasmado esta postal en su cuento.

Ver esta publicación en Instagram

…"Mostré mi obra maestra a las personas grandes y les pregunté si mi dibujo les asustaba. Me contestaron: ¿Porqué habría de asustar un sombrero?"… Ph: @g_ventu #elprincipito #isladelospajaros #flyflycaroline

Una publicación compartida por Nico Travaini (@nicotravaini) el

«Su contorno es exactamente el mismo que el famoso dibujo del autor al ilustrar este fragmento de su obra. Algunos ven una especie de sombrero deforme. Pero los que saben que ‘lo esencial es invisible a los ojos’ reconocen enseguida la famosa silueta», indica el artículo del cronista Pierre Dumas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *