· 13 May 2019 ·

Paseos de otoño en el Parque Nacional Lago Puelo

0 Comentarios

Al fondo, el cerro Tres Picos, domina el paisaje con sus hielos eternos. Basta girar la vista para encontrarse con la inmensidad de los cerros Cuevas y Aguja Norte, marcando el límite con Chile. Hacia atrás, el casco urbano de Lago Puelo aparece entre enormes arboledas, haciendo gala de sus anchas avenidas y bulevares repletos de vegetación y con una particular arquitectura que lo han hecho merecedor de su designación como “la villa turística de la Comarca Andina”.

“No importa si afuera el día está soleado o nublado, es tal la densidad del bosque que se hace escasa la penetración de los rayos del sol, generándose un ambiente de película de suspenso. Durante la caminata, las formas caprichosas creadas por las ramas de los árboles juegan con la imaginación de los visitantes”, valora Juan Martínez, de Comodoro Rivadavia, quien termina de visitar El Bosque de las Sombras, un sendero realmente cautivador sobre una pasarela de madera que se mimetiza con la naturaleza en la cabecera norte del Parque Nacional Lago Puelo.

“Mientras miramos las hojas amarillas, naranjas y marrones que flotan en el agua cristalina, nos parece que todo lo que nos envuelve es irreal, tememos haber sido transportados a un mundo mágico. Al ser un lugar tan húmedo, hay un olor peculiar, mezcla de floral, leñoso, frutal, cítrico y podrido”, dice, al tiempo que recomienda el paseo porque “es ideal para familias con niños y adultos mayores por su baja dificultad”.

Por estos días, la postal es única: al color turquesa del lago se suma el ocre intenso de las lengas en la parte superior de las montañas, ya coronadas de blanco por las primeras nevadas. Más abajo, el verde perenne de los cipreses. En el valle, el amarillo furioso de los álamos que se resisten a quedar desnudos con el paso del viento patagónico, matizado con las hojas rojas de los frutales que van esperando el invierno.

¡A navegar!

Es hora de embarcarse para un paseo costero hasta la frontera con Chile y ser un espectador privilegiado de los rápidos del río Puelo, volcando furioso sus aguas hacia el océano Pacífico, en plena selva valdiviana. Una caminata corta hasta Los Hitos permite incluso una vista espectacular del lago Inferior (del lado chileno) que el viajero “jamás podrá olvidar”.

En cambio, si opta por el paseo al Circuito de las Bahías, incluye el delta del río Azul, reserva del cerro Bajo, bahía de los Calabozos, arroyo Las Lágrimas, nacimiento del río Puelo, cerro Melo, arroyo Melo, cerro Cuevas y el área de reserva de huemules. En todos los casos, en el muelle principal del PNLP hay un grupo de prestadores náuticos dispuestos a hacer las excursiones.

Ambiente exclusivo

Gracias a la escasa altitud sobre el nivel del mar (200 m), en el Parque Nacional Lago Puelo viven especies vegetales y animales típicas de los bosques chilenos, más templados y húmedos que, por su composición y diversidad biológica, son únicos en nuestra Patagonia. Son 27.675 hectáreas con escenarios montañosos asociados a los bosques que, por su diversidad y desarrollo, son únicos en Patagonia. Debajo de coihues y cipreses crecen los ulmos, de llamativas flores blancas; espinos azules de frutos violáceos; olivillos de follaje áspero; avellanos nativos y lingues cuyas hojas recuerdan al palto. Variedades poco comunes en Argentina, aunque aquí forman parte de un bosque muy diverso y se asocian a la perfección con el resto de las plantas nativas.

En coincidencia, los sectores inundables cercanos al lago son el asiento de los pitrantos (patagua o pitra), pariente cercano de los arrayanes, cuyos troncos blanquecinos presentan gruesas fisuras longitudinales. A la par de su magia y belleza, brindan refugio y alimento a la paloma araucana, que estuvo cerca de la extinción y ahora prolifera en estos lugares.

En este ambiente se contabilizan también unas 100 especies de aves (el chucao es el símbolo del parque); la curiosa ranita de ceja larga y el monito de monte. En las cumbres (lejos de los humanos) es habitual el avistaje de huemules y pudúes.

Diario Jornada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *